YouTube ha anunciado cambios en sus actuales sistemas de traducción comunitaria que permiten que sean los usuarios quienes traduzcan los contenidos de los distintos vídeos que aparecen en esta plataforma.

Con el fin de combatir el fenómeno de los trolls, la plataforma de vídeo subraya que esta clase de traducciones tendrán que ser aprobadas manualmente por los dueños del canal (y no de forma automática como ocurría hasta ahora). Con esta medida se pretende atajar prácticas abusivas y de spam en las traducciones de ciertos vídeos.

La decisión ha provocado una división entre las comunidades de productores de contenidos, ya que mientras una parte significativa la defienden al considerar que puede prevenir determinados comportamientos indeseados, otro grupo considera que la labor de moderación debería ser un trabajo que recayera en YouTube.

Si desea recibir anteriores números de nuestro boletín electrónico Contextos, por favor contacte con la siguiente dirección de correo electrónico: contextos@linguaserve.com