La dilatada duración de la situación de recesión económica refuerza la necesidad de optimizar la estructura de costes de cualquier clase de organización, con independencia de su tamaño, tipología, lugar de origen o sector en el que desarrolle su actividad.