El título de licenciado en Traducción e Interpretación cumplió el pasado 30 de septiembre del 2009, festividad de san Jerónimo, la mayoría de edad en España, aunque la profesión de traductor e intérprete es tan antigua como las mismas lenguas. En los últimos dieciocho años, la traducción ha asistido con perplejidad, como muchas otras disciplinas, a los cambios paradigmáticos que las nuevas tecnologías han producido, de los cuales apenas si somos conscientes todavía, por lo que hablar de la traducción en el siglo XXI es hablar de la traducción en el presente transformado por esos cambios. Un presente en el que la traducción artesanal es cada vez más marginal y en el que la creatividad ha dado paso a la productividad, en una evolución imparable hacia el proceso industrial. La demanda social, tecnológica y económica sobrepasa con creces lo logrado hasta ahora y pide respuestas al mundo profesional de la traducción.