En más de una ocasión hemos puesto de relieve cómo la actual Sociedad de la Información se caracteriza por desarrollarse en un entorno marcadamente multilingüe. Hoy me gustaría referirme a otro aspecto que, aunque se encuentra estrechamente ligado con el anterior, en muchas ocasiones pasa desapercibido: la necesidad de trabajar en un equipo múltiple y multidisciplinar a la hora de acometer un proyecto de esta naturaleza.