La globalización también afecta a los conflictos bélicos que, por desgracia, asolan nuestro planeta. Cada vez es más habitual la presencia de fuerzas multinacionales dependientes de organismos multilaterales que desarrollan su actividad en determinados territorios en tareas de pacificación. Gestionar adecuadamente esta -Torre de Babel- siempre es complicado. Estas tropas necesitan indefectiblemente la presencia y el apoyo de traductores e intérpretes para llevar a cabo su misión de forma correcta.