La crisis económica no está siendo la mejor noticia para la investigación y desarrollo en España, tanto desde un punto de vista general como en lo que atañe más específicamente al sector GILT. Y, sin embargo, sería un formidable error despreciar un aspecto que, a medio y largo plazo, constituye una de las salvaguardas de nuestro negocio.