Por definición la industria de hospitality es uno de los sectores más globales que existen, tanto desde el punto de vista de la demanda como desde la perspectiva de la oferta. Bajo tal denominación se encuadran las actividades de un conjunto de segmentos que agrupan la hotelería, la restauración y el turismo.

Todos los indicadores coinciden en señalar que el sector de hospitality se ha convertido en el mayor generador de empleo a escala internacional, con unas excelentes expectativas de crecimiento en todo el mundo. Un informe del World Travel & Tourism Council subraya que a lo largo de esta próxima década generará uno de cada diez puestos de trabajo en todo el mundo lo que, en términos totales, implica más de 3.200 millones de empleos brutos (entre empleos directos, indirectos e inducidos). Su crecimiento se situará por encima del 4 por ciento anual hasta llegar a suponer el 10 por ciento del Producto Interior Bruto mundial.

El carácter global que atribuimos al hospitality tiene mucho que ver con el vector de la movilidad. Quizá nos encontremos ante el más claro caso de un negocio en el que la actividad traspasa los tradicionales límites geográficos. El turismo es un fenómeno internacional y buena parte de sus empresas de referencia son de carácter multinacional y desarrollan una estrategia transnacional donde, entre otras circunstancias, la nacionalidad del trabajador constituye un elemento de escasa relevancia.

Dicha naturaleza global junto a la magnitud de las cifras que entran en juego implica necesariamente el desarrollo de soluciones específicas GILT (globalización, internacionalización, localización y traducción) en función de los requerimientos concretos de los distintos agentes que operan dentro de él: hoteles, restaurantes, agencias de viajes, transporte, salud y balnearios, parques temáticos, casinos-

La séptima edición de GALA, recientemente celebrada en Sevilla y a la que hemos dedicado parte de los contenidos de este número de Contextos, ha puesto particular énfasis en las excelentes oportunidades de negocio que se abren para nuestro sector en el ámbito del hospitality.

Uno de los aspectos en que esta industria puede obtener un mayor rendimiento de las soluciones GILT se refiere a la implementación de sitios y servicios web multilingües que faciliten la interactuación con clientes finales y partners, adecuándose así a un mercado enormemente dinámico en el que los usuarios demandan una creciente participación (en muchas ocasiones prescindiendo incluso de los tradicionales agentes de intermediación).

En un entorno de estas características las empresas GILT debemos tener la capacidad de explicar con claridad a los ejecutivos del sector (quienes toman las decisiones de contratación de esta clase de servicios) cómo un empleo inteligente de las tecnologías lingüísticas puede permitirles optimizar recursos y costes económicos.

Esta línea de actuación está siendo recorrida con singular intensidad por Linguaserve a lo largo de estos últimos meses. En tal sentido, la reciente firma de un convenio de colaboración con la CEHAC (Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos) marca nuestro firme compromiso con la industria de hospitality. El protocolo de cooperación nos va a permitir acercarnos, con mayor eficacia, a más de 14.000 establecimientos (entre hoteles independientes, cadenas hoteleras y apartamentos turísticos de todas las categorías). A todos ellos estaremos en disposición de transmitirles nuestra decisión estratégica de proporcionarles una nueva generación de soluciones específicamente concebidas para sus necesidades.