Países como Chequia, Polonia, Hungría o Eslovaquia están asistiendo a la creciente llegada de multinacionales a sus respectivos territorios. Más allá de unos costes más reducidos que otros Estados de la Unión Europea, a juicio de los analistas la clave que explica esta situación es el multilingüismo característico de dichas sociedades.