La penúltima semana del mes de abril suele ser sinónimo en España, desde hace ya unos cuantos años, de un detenido análisis del estado del mercado editorial, aprovechando la celebración del Día del Libro o la entrega del Premio Cervantes de Literatura.

El Libro Blanco de los derechos de autor de las traducciones de libros en el ámbito digital subraya que de cada 100 libros vendidos en España 21 corresponden a traducciones y que de las 25 obras más leídas 20 eran traducciones.

El estudio pone de relieve que, pese a que la figura del traductor resulta crucial para que los lectores puedan acceder al contenido de los libros en las mejores condiciones de calidad, lo cierto es que a menudo no aparece en su portada y que en ocasiones su trabajo es realizado por personas con un escaso nivel de cualificación que ejercen una competencia desleal y cuya consecuencia es un descenso en los niveles de calidad del producto final.

Asimismo, en el análisis se identifican cuatro perfiles de traductores individuales: los no exclusivos que sólo traducen libros; los no exclusivos que realizan varios tipos de traducciones; los profesionales que únicamente se dedican a traducir; y quienes viven en exclusiva de la traducción de libros (menos de uno de cada diez de esta clase de profesionales).

Si desea recibir anteriores números de nuestro boletín electrónico Contextos, por favor contacte con la siguiente dirección de correo electrónico: contextos@linguaserve.com