El I Acta Internacional de la Lengua Española, que se ha desarrollado en el Monasterio de Yuso de San Millán de la Cogolla, ha servido para poner de manifiesto cómo el español se puede convertir en la lengua de referencia del siglo XXI, así como en un motor de primer orden para fomentar el desarrollo económico.