El pasado 21 de febrero se celebró el Día Internacional de la Lengua Materna, un evento de alcance mundial auspiciado desde 2007 por la Asamblea General de las Naciones Unidas tras tomar en consideración una iniciativa de la UNESCO de 1999, y que edición tras edición va incrementando sus niveles de impacto sobre el conjunto de la opinión pública a escala transnacional.

Una vez más, la jornada ha servido para reivindicar la necesidad de preservar y proteger las lenguas que emplean los pueblos del mundo, subrayando la existencia de un considerable número de idiomas que actualmente se encuentran en riesgo de desaparición y cuya extinción supondría una notable pérdida para el patrimonio lingüístico de la Humanidad.

Para todos quienes formamos parte del sector de globalización, internacionalización, localización y traducción de contenidos el Día Internacional de la Lengua Materna sirve no sólo para reforzar la relevancia estratégica de nuestra industria sino también para subrayar la función social que tiene nuestro cotidiano devenir. La actuación de los proveedores GILT resulta, a fecha de hoy, imprescindible para garantizar una futura Sociedad de la Información verdaderamente multilingüe, donde se proceda a una eficaz protección de aquellas lenguas que se hallan en situación de máxima vulnerabilidad.

Como componentes del sector GILT, desde Linguaserve reafirmamos nuestra vocación para continuar fomentando la pluralidad lingüística al más alto nivel, apostando por facetas como la formación continuada de nuestros recursos humanos, el reforzamiento de la calidad en la totalidad de nuestros procesos productivos o el activo empleo de las posibilidades brindadas por las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones.

Si desea recibir anteriores números de nuestro boletín electrónico Contextos, por favor contacte con la siguiente dirección de correo electrónico: contextos@linguaserve.com