Según un estudio recientemente publicado por la consultora Hays, siete de cada diez ejecutivos españoles no domina el inglés. Esta situación, que sitúa a España en la cola de la Unión Europea en compañía de Italia y Grecia, implica una merma en la competitividad de las empresas españolas en general y de los propios directivos en particular.