Un documento elaborado por el Consejo de Europea, entidad que reúne a 47 países y que trabaja por el cumplimiento del Convenio Europeo de los Derechos Humanos, ha puesto de relieve que España no hace lo suficiente por proteger y difundir lenguas como el catalán, el euskera y el gallego.