La Universidad Politécnica de Valencia (OPV) ha logrado desarrollar un nuevo método de detección de textos plagiados que compara criterios de estilo y contenido para ver si un documento escrito en un idioma ha sido copiado de otra lengua.