El año que acaba de marcharse ha cumplido, más que con creces, los negativos pronósticos que todos los analistas habían realizado previamente sobre él.