Un equipo de la sociedad académica Studium Biblicum ha concluido la traducción de la Biblia al japonés coloquial tras más de cincuenta años de trabajo. El volumen presenta la gran novedad de apostar por una traducción a partir de la lengua originaria japonesa y no desde la Vulgata Latina.