Por formación y por forma de ser siempre me ha gustado mirar hacia delante. Y las actuales circunstancias socioeconómicas son particularmente adecuadas para un planteamiento de esta índole. No se trata de negar la situación que hoy en día tenemos sino de señalar algunas de las claves estratégicas que permitan salir de ella lo antes posible y en las mejores condiciones.